rss

viernes, 22 de marzo de 2013

El calentamiento podría convertir el Ártico en una fuente de CO2

El calentamiento podría convertir el Ártico en una fuente de CO2 
Un equipo internacional de investigadores liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha analizado el equilibrio metabólico del plancton del Ártico y ha demostrado que el aumento de las temperaturas puede convertir esta región del planeta en una fuente de dióxido de carbono (CO2). Los resultados de su trabajo, recogidos en dos artículos publicados en la revista Biogeosciences, son el fruto de una serie de ocho campañas oceanográficas realizadas entre 2007 y junio de 2012.

“Resolver el papel del plancton del Ártico como sumidero o emisor de CO2 a la atmósfera es de una enorme importancia para establecer el papel de esta región del planeta en el equilibro de carbono de la biosfera. Además, ha exigido trabajar en condiciones muy duras, con campañas en la oscuridad completa del invierno Ártico y a temperaturas por debajo de – 40°C”, explica el investigador del CSIC Carlos Duarte, del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados.

Alteración del metabolismo

Según el primero de estos estudios, cuando finaliza el oscuro invierno ártico y la capa de hielo comienza a disminuir, la proliferación de plancton fotosintético en primavera es capaz de producir suficiente materia orgánica para alimentar a la cadena trófica durante el resto del año. De esta forma, el Océano Glaciar Ártico ejerce con carácter anual como un sumidero de CO2.

El segundo estudio concluye que el calentamiento global puede alterar ese equilibrio. Los experimentos llevados a cabo en las islas Svalbard (Noruega), a 78° Norte, indican que el plancton se convierte en una fuente de dióxido de carbono a la atmósfera cuando la temperatura excede de 5°C. Según las estimaciones el sector Europeo del Ártico alcanzará esa temperatura en las próximas décadas.

“La subida de temperatura aumenta la respiración del plancton, lo que hace que la respiración prevalezca sobre la fotosíntesis y el plancton se convierta en un emisor de CO2 a la atmósfera. Además, el plancton cambia a formas de menor tamaño, que se descomponen más fácilmente”, añade la investigadora del CSIC Johnna Holding.

CSIC

sábado, 2 de marzo de 2013

Hallan un enorme meteorito de 18 kilos en la Antártida

Hallan un enorme meteorito de 18 kilos en la Antártida 
Una expedición belga japonesa desplazada a la Antártida ha descubierto un enorme meteorito de 18 kilos incrustado en el hielo de la región oriental del continente. La roca llegada del espacio es la mayor hallada en la zona desde 1988. Su tamaño es considerable si se tiene en cuenta que, de los casi 40.000 meteoritos encontrados en la Antártida que se conocen, solo treinta tienen un peso mayor. En total, los investigadores han recogido 425 meteoritos, con un peso total de 75 kg durante la expedición, que ha durado cuarenta días a 140 km al sur de la estación científica base Princess Elisabeth.

El equipo del proyecto «Samba», formado por ocho miembros de la Universidad Libre de Bruselas, el Instituto Nacional Japonés de Investigación Polar y la Universidad de Tokio, buscaba meteoritos repartidos por el campo de hielo azul de Nansen el 28 de enero cuando apareció la condrita ordinaria de 18 kilos.

«Este meteorito ha resultado algo muy inesperado, no solo debido a su peso, sino a que no suelen encontrarse rocas tan grandes en la Antártida», ha dicho Vinciane Debaille, geólogo de la Universidad Libre de Bruselas, quien dirigió el equipo belga durante la expedición. «Este es el mayor meteorito encontrado en la Antártida Oriental durante 25 años, así que es un descubrimiento muy especial para nosotros».

El análisis de campo inicial realizado por los científicos sugiere que el enorme meteorito es una condrita ordinaria, el tipo más abundante de meteoritos. La corteza exterior de la roca estaba erosionada, lo que permitió a los científicos inspeccionar su parte interior. El meteorito se encuentra actualmente en un proceso de descongelación especial en Japón, para asegurar que el agua no llega dentro de la roca, pero será llevado a Bélgica en el futuro.

«Estudiamos los meteoritos para comprender mejor cómo se formó y se desarrolló el Sistema solar y cómo la Tierra se convirtió en un planeta único», ha explicado Debaille. La Antártida, con sus vastas extensiones de hielo puro e incorrupto, supone un paraíso para la búsqueda de meteoritos, especialmente de los más primitivos, que pudieron llegar a la Tierra hace cientos de miles de años.

ABC.es
 

Seguidores

Indica tu email:

Delivered by FeedBurner