rss

viernes, 24 de febrero de 2012

Soluciones espaciales para los problemas del Ártico

Soluciones espaciales para los problemas del Ártico
La ESA se reunirá con usuarios, ejecutivos, y representantes de universidades e industria para estudiar cómo los servicios espaciales pueden ayudar a solucionar los problemas del Ártico. Entre los temas a tratar destacan el cambio climático, la seguridad del transporte marítimo y la utilización sostenible de sus recursos.

A causa del cambio climático, cada vez resulta más fácil acceder al Ártico. El deshielo ha provocado que deje de ser una región de interés puramente científico, despertando una larga serie de preocupaciones medioambientales, comerciales y de seguridad.

En los últimos años, el Ártico ha empezado a recibir más atención política por parte de sus estados colindantes, de la Unión Europea y de otros países no necesariamente próximos.

Al mismo tiempo, la demanda mundial de recursos está aumentando la presión sobre la región. Como ejemplo, se estima que un 13% del petróleo y un 30% del gas natural por descubrir se encuentran al norte del Círculo Ártico.

Por otra parte, la recesión del hielo ha permitido abrir la ruta del Norte y el Paso del Noroeste al transporte de mercancías, incrementando el ya considerable tráfico marítimo en la región.

El aumento de la actividad pesquera empieza a hacer necesaria la vigilancia de los buques, y el turismo y la minería en el Ártico empiezan a ser una realidad.

Sin embargo, el Ártico presenta grandes retos para la actividad humana, comenzando por la lejanía, las peligrosas condiciones de trabajo y la fragilidad del ecosistema, así como por los riesgos que presentan los hielos perpetuos, los icebergs a la deriva, las bajas temperaturas o la oscuridad invernal.

ESA

martes, 7 de febrero de 2012

Alcanzan el inexplorado lago Vostok bajo el hielo antártico

Alcanzan el inexplorado lago Vostok bajo el hielo antártico. AFP
Tras más de tres décadas de perforación, un equipo de científicos rusos ha logrado alcanzar la superficie del lago Vostok, que se encuentra a unos 3.800 metros bajo el hielo de la Antártida y podría albergar rastros de microorganismos antiguos que viven en condiciones de frío extremo, según informa la agencia rusa de noticias Ria Novosti.

Los investigadores han logrado el hito tras soportar temperaturas de más de 30 grados bajo cero, y después de que durante los últimos días se llegara a temer por sus vidas al no recibir ninguna comunicación desde la base antártica durante la pasada semana.

"Nuestros científicos de la base antártica Vostok concluyeron el domingo la perforación a la profundidad de 3.768 metros y alcanzaron la superficie del lago bajo el glaciar", afirmó un portavoz del proyecto científico desde San Petersburgo.

El estudio del ecosistema único del lago Vostok contribuirá a esbozar un guión de los cambios naturales del clima que se producirán en los próximos milenios. Además, también ayudará a entender cómo diversas formas de vida en la Tierra se fueron adaptando a condiciones extremas.

Si en las aguas del Vostok se encontrasen microorganismos, el hallazgo podría tener implicaciones para la posible existencia de vida fuera de la Tierra, en condiciones de frío extremo, como la luna Europa de Júpiter o Encélado, el satélite de Saturno.

Científicos de la ex Unión Soviética iniciaron las obras de perforación en la zona en la década de 1970, en el marco de un programa de estudios paleoclimáticos. Por aquellas fechas ignoraban aún la existencia del lago Vostok, que fue descubierto en 1996 con la ayuda de investigadores británicos.

En 1998, cuando faltaban unos 130 metros hasta la superficie del lago, los trabajos de perforación se suspendieron a instancias de la comunidad internacional, por falta de una tecnología que pudiera minimizar la posible contaminación del agua.

El Instituto de Minería de San Petersburgo desarrolló una técnica especial para obtener muestras congeladas sin contaminar el agua del lago y los países signatarios del Tratado Antártico aceptaron en 2003 las propuestas de Rusia al respecto. Dos años más tarde, las obras de perforación a gran profundidad se reanudaron.

ELMUNDO.es
 

Seguidores

Indica tu email:

Delivered by FeedBurner