rss

sábado, 3 de diciembre de 2011

Detectan rápidos cambios en el Ártico por calentamiento global

Detectan rápidos cambios en el Ártico por calentamiento global
Un equipo internacional de científicos ha revelado que el clima en el Ártico ha experimentado rápidos cambios en los últimos diez años a causa del calentamiento global, que afecta al ecosistema marino y terrestre.

El equipo, compuesto por 121 científicos de 14 países, ha detectado un calentamiento en las aguas, vientos más templados, una reducción en el tiempo de duración de la capa de nieve, menos hielo en verano y cambios en la composición química del océano.

El informe sobre el estado del Ártico, que se realiza anualmente desde 2006, muestra en su edición de 2011 "que se producen cambios récord en todo el sistema ambiental del Ártico".

"Teniendo en cuenta la proyección del calentamiento del planeta, es muy probable que continúen los principales cambios en el Ártico en los próximos años, con un incremento de los impactos climáticos, biológicos y sociales", indica el informe.

Los autores indicaron que hay datos suficientes como para afirmar que hay una disminución "persistente" en el espesor y la duración del período de verano de la capa de hielo marino, así como de un océano más cálido.

En 2011 la media de la temperatura anual del aire próximo a la superficie del océano Ártico fue aproximadamente 1,5 grados superior a la registrada en el periodo 1981-2010.

En cuanto a las dimensiones de la capa de hielo, en septiembre de este año los satélites registraron el segundo nivel más bajo desde 1979.

La temperatura del océano y la salinidad podría estar estabilizándose después de un período de calentamiento y posterior refrescamiento, pero los científicos han documentado unas aguas más ácidas, como resultado de la absorción de dióxido de carbono, en los mares de Beaufort y Chukchi.

La vegetación continúa aumentando y está asociada a un aumento de las temperaturas del aire sobre toda la extensión de tierra de la región.

Estos cambios, advierten, causan cambios en la vida en la región, tanto en tierra como en el mar, ya que deja menos hábitat para los osos polares y las morsas, pero facilita un mayor acceso a las zonas de alimentación para las ballenas.

Según indicó en un comunicado Mónica Medina, de la Administración Nacional de los Oceános y la Atmósfera de Estados Unidos (NOAA), "con un Ártico más cálido y con más vegetación, esperamos más cambios como éstos".

El informe analiza anualmente la situación de la atmósfera, el hielo del mar, la biología, el océano y la tierra de la zona.

Este año introdujo además nuevas secciones que evalúan el impacto de los gases de efecto invernadero, el ozono, la radiación ultravioleta y la acidificación del océano, así como la productividad del océano Ártico y el hielo en los lagos.

Medina señaló que informes como este ayudan a los expertos a estar preparados para proteger estos "valiosos" recursos "cada vez más amenazados".

EFE

Vinculan la caída de niveles de CO2 a la formación del hielo de la Antártida

Vinculan la caída de niveles de CO2 a la formación del hielo de la Antártida
La caída de los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera se vincula a la formación de la capa de hielo de la Antártida hace 34 millones de años, según un estudio de un científico australiano.

El artículo de Willem Sijp, trabajador del Centro de Investigación de Cambio Climático de la Universidad de Nueva Gales del Sur, publicado por la revista Science señala que hubo una fuerte caída de un 40 por ciento en los niveles de CO2 tres millones de años antes y durante la formación del hielo en la Antártida.

"El nuevo informe contradice trabajos anteriores basados en las muestras rocosas del Mar del Sur que aparentemente muestran que los niveles de dióxido de carbono aumentaron cuando la Antártida se estaba congelando", dijo Sijp a la emisora local ABC.

El investigador indicó que su trabajo tomó en cuenta el desplazamiento continental, que separó a la Antártida del resto de los continentes y cambió las corrientes de aire y de los océanos, así como las modificaciones de la órbita de la Tierra.

"Los cálculos previos no tomaron estos elementos en consideración, lo que confundió las cifras mostrando un incremento de los niveles de dióxido de carbono cuando en realidad estaban disminuyendo", apuntó el científico.

Para efectos de la investigación se examinaron los ratios del carbono contenido en las algas que murieron y cayeron en el fondo oceánico hace 34 millones de años.

"Cuando calculamos nuevamente el CO2 atmosférico hallamos que la congelación de la Antártida se dio después de una caída de los niveles de dióxido de carbono", aseguró Sjip, en declaraciones difundidas por la ABC.

La glaciación de la Antártida se dio entre el período geológico del Eoceno al Oligoceno marcado por "cambios dramáticos" como la modificación del eje de la Tierra y su órbita, que "hicieron que los veranos en el hemisferio sur fueran más fríos", explicó.

"Esto permitió que las capas de hielo se mantengan durante todo el año y aumenten de altura. Con su aumento de tamaño, el aire de alrededor se volvió más glacial y contribuyó a un círculo positivo más frío", concluyó Sijp.

EFE
 

Seguidores

Indica tu email:

Delivered by FeedBurner