rss

domingo, 1 de noviembre de 2009

El Artico se heló antes de lo creído

El Artico se heló antes de lo creídoEn un nuevo estudio, se ha llegado a la conclusión de que hubo una significativa formación de hielo en el Ártico antes de lo que se creía.

Un equipo internacional encabezado por Catherine Stickley y Nalan Koc, de la Universidad de Tromso y el Instituto Polar Noruego, ha analizado núcleos de sedimentos marinos recolectados en la Cordillera Lomonósov, ubicada en la zona central del Ártico, por una expedición del programa IODP.

Análisis previos de núcleos de esta región revelaron detritos que databan del Eoceno Medio, lo cual hizo pensar que apareció hielo en el Ártico hace 46 millones de años. Desafortunadamente, los registros de este tipo no discriminan el hielo formado en el mar del hielo formado en tierra. Esta distinción es importante, puesto que el hielo marino influye directamente en el clima al actuar sobre el intercambio océano-atmósfera, mientras que el hielo en tierra afecta al nivel del mar y en consecuencia a la acidez del mismo.

En lugar de concentrarse únicamente en este tipo de registros, Stickley y sus colegas obtuvieron información paleoclimática analizando los restos fosilizados de diatomeas en los núcleos de sedimentos. En la actualidad, diferentes especies de diatomeas se han adaptado a condiciones ambientales muy particulares. Suponiendo que este principio sea también válido para épocas pasadas (de lo cual existen muchos indicios) la presencia de vestigios de ejemplares de una especie de diatomea en particular en los núcleos denota las condiciones ambientales imperantes en aquel tiempo.

Los restos fósiles de diatomeas hallados en los sedimentos durante el análisis de los núcleos representan el registro fósil más antiguo conocido de diatomeas en hielo marino.

Del análisis de estos fósiles, que abarcan un período de 2 millones de años, los científicos concluyen que la formación periódica de hielo marino en zonas marginales del Ártico empezó aproximadamente hace 47,5 millones de años, alrededor de un millón de años antes de lo estimado con anterioridad. Posteriormente, unos 500.000 años después, se estableció la formación estacional de hielo marino en áreas más amplias del Ártico central, 24 millones de años antes de la gran expansión de capas de hielo en la región.

Estos hallazgos tienen implicaciones potencialmente importantes para el clima. El hielo marino en primavera y la formación de nubes durante el verano habrían reducido la transferencia de calor del océano a la atmósfera además de incrementar la cantidad de radiación solar reflejada al espacio.

Adicionalmente, los datos indican que el hielo marino se formó en el Ártico antes que en la Antártida. Los niveles en la atmósfera del dióxido de carbono, un gas con efecto invernadero, disminuyeron durante el Eoceno Medio, siendo ello una de las posibles causas del enfriamiento de la Tierra. Sin embargo, los nuevos hallazgos implican que el punto crítico para la formación de hielo marino fue alcanzado primeramente en el Ártico.

0 comentarios:


Publicar un comentario

 

Seguidores

Indica tu email:

Delivered by FeedBurner