rss

viernes, 30 de octubre de 2009

La formación del casquete polar antártico se debió a un declive del CO2

La formación del casquete polar antártico se debió a un declive del CO2Nuevos datos sobre el dióxido de carbono confirman que la formación del casquete polar antártico hace unos 33,5 millones de años se debió a un declive del dióxido de carbono presente en la atmósfera.

Los geólogos han teorizado durante mucho tiempo que la formación de este casquete fue causada por una reducción natural y gradual del efecto invernadero. Los resultados del nuevo estudio confirman que el CO2 atmosférico empezó a disminuir hace aproximadamente unos 34 millones de años, durante el período conocido por los geólogos como Transición Climática del Eoceno-Oligoceno, y que la capa de hielo empezó a formarse hace aproximadamente 33,5 millones de años, cuando el CO2 en la atmósfera alcanzó el umbral de las 760 partes por millón (por volumen).

Usando muestras procedentes de Tanzania y una nueva técnica analítica desarrollada por Gavin Foster de la Universidad de Bristol, los investigadores, por primera vez, han podido reconstruir la concentración de CO2 a lo largo de la transición climática del Eoceno-Oligoceno, que corresponde al momento en que empezaron a crecer las formaciones de hielo en la Antártida Oriental.

Hace aproximadamente unos 34 millones de años, la Tierra experimentó un misterioso enfriamiento. Glaciares y pequeñas capas de hielo se desarrollaron en la Antártida, los niveles del mar descendieron, y los bosques templados empezaron a desplazar la vegetación de tipo tropical en muchas áreas.

El período culminó con el rápido desarrollo de una capa de hielo a escala continental en la Antártida, que ha permanecido allí desde entonces.

Éste fue el salto climático más grande desde la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años.

Este nuevo estudio es el primero en proporcionar un vínculo directo entre el establecimiento de una capa de hielo en la Antártida y los niveles del dióxido de carbono atmosférico, y por consiguiente confirma la relación entre dichos niveles de CO2 en la atmósfera y el clima global.

Paul Pearson de la Universidad de Cardiff y Bridget Wade de la Universidad A&M de Texas también han intervenido en el estudio.

0 comentarios:


Publicar un comentario en la entrada

 

Seguidores

Indica tu email:

Delivered by FeedBurner